Revelaciones Marianas Sobre Una Nueva Era




”REVELACIONES MARIANAS SOBRE UNA NUEVA ERA”



 
 

La Santísima Virgen María, quien en el futuro de la Humanidad será llamada ”Nuestra Señora de todos los Pueblos”, en su advocación de “Lourdes”, ya había revelado en 1858, el advenimiento de una Nueva Era.
 
Así se dio a conocer en una revista alemana, el 4 de noviembre de 1998, al publicar la carta que Bernadette Soubirous dirigió al Papa León XIII, cuyo texto nos refiere lo siguiente:
“…La Santísima Virgen María me ha dicho que a finales del siglo XX (Por su intercesión se ha concedido a la Humanidad un tiempo de “prórroga”), llegará también el fin de la era de las ciencias. Una nueva era de fe comenzará sobre toda la Tierra. Se comprobará que es Dios quien ha creado el mundo y al hombre.  Será el principio del fin de la ciencia en la que los hombres dejarán de creer. Millones de hombres se volverán de nuevo hacia Cristo y el poder de la Iglesia será mayor que nunca.  La razón por la que muchos hombres se apartarán de los científicos, será la actitud de los doctores que trabajan en la realización de criatura producto de un cruce entre el hombre y el animal.  Los hombres sentirán en lo más hondo de su corazón que esto es algo injustificable.  En un primer tiempo no se sabrá impedir la creación de estos monstruos, pero los científicos serán finalmente cazados por una jauría de lobos.
 
…Pero al final vencerá el signo de la Cruz y todos los musulmanes se convertirán al cristianismo.   Seguirá un siglo de paz y de bienestar, pues todas las naciones depondrán las armas.  Seguirá una gran riqueza, pues el Señor derramará su bendición sobre los creyentes.  En toda la Tierra no quedará ni una familia que viva en la pobreza y que sufra hambre.   A un hombre de cada diez Dios le dará el poder de curar las enfermedades de los que piden ayuda.  Después de estos milagros se escucharán los gritos de júbilo de un gran número de personas.   El siglo XXI será denominado la “Segunda Edad de Oro de la Humanidad”.
 
Dicha carta se consideró perdida durante 120 años, la cual fue encontrada por el padre Antoine La Grande en la biblioteca del Vaticano cuando buscaba documentos sobre el milagro de Lourdes.  La carta fue escrita por Bernadette, justo antes de su muerte y está formada por cinco mensajes, cuatro profecías ya se han cumplido, solo falta la relativa al advenimiento de una Nueva Era de amor y de fe sobre toda la Tierra.
 
En relación a lo anterior este año de 2013, precisamente en el día dedicado al Amor (14 de febrero), la Santísima Virgen María, en su advocación “La Morenita del Tepeyac”, nos ha querido regalar un sueño, en donde nos revela, a través de los Ángeles del Cielo, más acontecimientos que definirán el futuro de la Humanidad en la Nueva Era, la cual comenzará en este Tercer Milenio sobre toda la Tierra, ya que gracias a su intercesión amorosa y sacrificio de su corazón inmaculado como madre de todos los seres que habitan en este planeta, el cataclismo que iba sacudir al Mundo como el “Final de los Tiempos”, señalado para el día 12, del mes 12, del año 12, las 12 horas, con 12 minutos y 12 segundos (Ver página: “Mensaje Guadalupano, Profecía Maya” de este portal), fue evitado por la voluntad misericordiosa de Dios, al perdonarnos todas las ofensas y agresiones que le hemos hecho, tanto por nuestra desobediencia, como por nuestra alianza con la “bestia” (666), que es el más grande enemigo de nuestro Padre Celestial, pues siempre ha pretendido destruir todas las obras que ha creado sobre la faz de la Tierra.
 
Los ángeles nos anuncian como enviados de la Virgen María, en su advocación de “La Guadalupana”, un mensaje de paz, de amor y de fe para todos los pueblos de la Tierra.  Nos revelan nuevos sucesos que también se registrarán en la Nueva Era, que será llamada: “La Segunda Edad de Oro de la Humanidad, en la cual se fundará al fin el “Pueblo de Dios”.
 
Nos dicen que es deseo de Dios que recapacitemos y nos da una nueva oportunidad de vida y de salvación, creando para la Humanidad una Nueva Era.
 
El Tercer Milenio es el comienzo de la Nueva Era y estará engendrado por una generación de ángeles que eliminarán de la Tierra a todos los demonios.
 
Se vislumbra una Nueva Era de amor y ventura en la que la Virgen María, en su advocación de “Guadalupe”, será la Estrella que guiará a la Humanidad a su felicidad y a la comunión con Dios.
 
El hombre de hoy no es feliz, porque sus pecados han desconectado el cuerpo de su alma y, ambos, caminan por rumbos diferentes.
 
El hombre de la Nueva Era a diferencia del actual, no perderá tiempo en la Tierra en hacer solamente bienes materiales o acciones vanas, porque sabrá que únicamente las obras buenas del hombre son las que construirán las alas con las que podrá volar su alma hacia la gloria del Señor, el día que abandone el mundo terrenal.
 
El hombre del mañana no será más inteligente que el de ahora, pero sí menos tentado por el diablo y más guiado por la sabiduría de Dios, pues tendrá la capacidad de encontrar en la Tierra la llave del “Paraíso Anticipado”.
 
La evangelización cristiana de la Nueva Era, llegará a todos los moradores de la Tierra, a través de la Virgen María de Guadalupe.
 
En la Nueva Era el amor de Cristo unificará su Iglesia, tal como él la fundó (única y universal), porque quienes dicen ser sus seguidores no solo han comercializado la fe y encubierto a malos religiosos o fieles que han causado daños a la Humanidad, sino que la han fraccionado cada vez más, por antagonismos internos o motivados por intereses que únicamente favorecen a los enemigos de la iglesia.
 
 
 
En la Nueva Era Cristo y la Virgen lograrán fundar en la Tierra “El Pueblo de Dios”.
 
Las mujeres de la Nueva Era serán más responsables y comprometidas ante Dios para amar y respetar la vida, tal como lo hizo la Virgen María al concebir con amor en su seno la vida del Hijo de Dios.
 
Al igual que la Virgen María la mujer seguirá siendo inspiración y depositaria universal del “Amor de Dios”, cuya misión principal será la de formar en matrimonio una familia cristiana, capaz de constituir la fuente de amor, de paz y de justicia, que tanto ha deseado Cristo como la Virgen, para dar origen al llamado “Pueblo de Dios”.
 
Nos pide la Virgen María tomarnos de la mano de ella y orar juntos por la conversión de nuestros pecados; hacer penitencia y sacrificio principalmente por aquellos que no rezan o viven en la obscuridad; invitándonos a un cambio sincero de vida y de corazón y ser solidarios con nuestros hermanos más necesitados para abrirse finalmente al Reino de Dios.

 
 

                                      Julio César Ballinas Becerra
 

 
 
 
 
 

Anonymous

Lucía González Picacho

03 Aug 2015 - 11:09 am

Está bellísimo. Ojalá todo mundo lo puediera captar.

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2017 Revelaciones Marianas Sobre Una Nueva Era

722626